Roma, ostentación, lujo y poder

Roma, ostentación, lujo y poder

 

 

La ciudad de Roma, llegó a conquistar enormes cantidades de territorios, y durante mucho tiempo tuvo un gran impacto, y su influencia llegó incluso hasta nuestros días.

El Imperio Romano se convirtió en una gran civilización conocida en la historia de la humanidad. Es asombroso cuántos inventos y tradiciones han creado que han hecho del mundo un lugar mejor y siguen siendo relevantes hoy en día.

Inicio de Roma 

La Civilización Romana, cuyo inicio se estima en torno al 753 A. C., vivía como una pequeña comunidad junto al paso comercial del río Tíber (actual Italia). Por lo tanto, Roma se ha convertido en una de las ciudades más importantes de la historia y uno de los imperios más exitosos de la humanidad.

Así mismo, Roma fue identificada como una unidad militar y fue la base para el resto de su vida, lo que dio un nuevo sentido a sus interminables guerras. Sin embargo, se convirtió en una potencia mundial en ese momento debido a alianzas con otros gobiernos.

Contrariamente a la cultura griega que separaba a los extranjeros y reprimía a los pueblos gobernados, la sociedad romana les otorgó la ciudadanía y logró incorporarlos a su sistema sociopolítico.

Fundación según la leyenda

La tradición romana dicta que fueron los Gemelos Rómulo (c. 771 a. C. 716 a. C.) y Remo (c. 771 a. C. 753 a. C.) quienes fundaron Roma. En consecuencia, el senado romano. 

Los investigadores científicos siguen escépticos frente a la veracidad de esta, siendo ellos los que fijaron el origen de la ciudad a finales del siglo VIII A. C. La certeza de las pruebas históricas sobre esta narrativa, permanecen confusas, lo que significa que siguen siendo debatidas.

Fundación según la historiografía

De los pueblos latinos, sabinos y etruscos, la civilización romana surgió, siendo éstos en principio, sus mayores influyentes de la cultura romana.

En las famosas Siete colinas (Celio, Campidoglio, Esquilino, Viminale, Quirinale, Palatina y Aventina), se asentaron los primeros pobladores, justo en el cruce del río Tíber y la Vía Salaria, a 28 km del mar Tirreno. 

La ciudad de Roma, al establecerse como asentamiento, se situó en este lugar del río Tíber y debido a la proximidad del mismo y del vado, la ciudad estaba en un cruce de tráfico y comercio. 

Por lo tanto, desde la fecha 753 A. C., los historiadores romanos relataron su edad o calendario particular. No obstante, también se cuenta con una teoría crítica de la fundación de Roma que difiere de la teoría legendaria. Lo que significa que, viene a ser sostenida por muchos autores, entre los cuales, relatan que Roma surge a partir del forum romanum (foro romano o el centro de la ciudad).

Las tres etapas de Roma

 

El Coliseo de Roma con Julio César
El Coliseo de Roma con Julio César

Las llamadas tres etapas de desarrollo de la civilización romana, están respaldadas por la mayoría de los historiadores. 

La época de La República Romana, fue una época con los períodos de cambios más significativos dentro de la historia romana, momentos en que ésta, logró consolidarse como potencia dominante. Así mismo, aquí una descripción de cada una según su tipo de gobierno:

La Monarquía 

Se iniciaría en el siglo VIII A.C. y acabó en el siglo VI A.C. 

La influencia de los pueblos etruscos fue grande en este período, en el cual nació un nuevo estado romano, y un nuevo régimen político, que ayudó a la consolidación de la república. Este fue el periodo de regencia de los reyes romanos e, incluso, etruscos.

La ciudad-estado que empezaba a crearse, era, así mismo, gobernada por un rey, (rex) que era elegido por votos de un consejo de ancianos, llamado senado (senatus). 

En sus comienzos formada por tres pueblos: Latinos, Sabinos y Etruscos, la ciudad de Roma tuvo siete reyes míticos o semi-míticos (en orden cronológico): Rómulo, Numa Pompilio, Tulo Hostilio,  Anco Marcio, Lucio Tarquinio Prisco, Servio Tulio y  finalmente Tarquinio el Soberbio. 

Bajo el mando de los primeros cuatro reyes (que eran de origen Latino y Sabino) la economía romana se constituyó en la agricultura, se basaba en el cultivo de las tierras y el pastoreo. 

Seguidamente, la dinastía Tarquinia, de linaje etrusco, transformaba a esta economía en comercial y expansiva. El último de estos reyes, Lucio Tarquinio el Soberbio, fue destronado en el año 509 A. C., y, después de este suceso, se impuso la República Romana.

La República 

Se inicia en el siglo VI A.C. con la caída de Lucio Tarquinio el Soberbio, y culmina en el siglo I D.C. con la muerte de Julio César

Sus inicios fueron de la mano de un período de grandes luchas y conquistas, como las llamadas guerras púnicas, batallas que se libraron entre Roma y Cartago (año 264 A.C. y 146 A.C.). Roma salió triunfante en la última batalla y, en consecuencia, se convirtió en la primera potencia del mediterráneo, bajo el mandato de Julio César (a quienes muchos le adjudicaban la figura de dictador). 

Tras la muerte de Julio César, en Roma se inició un enfrentamiento entre Marco Antonio y Octavio para tomar el control; (éste último, sobrino de Julio César), quien triunfó y, así el Imperio romano nació.

Según los últimos escritos de Tito Livio, la República se estableció como tal, en el año 509 A. C., cuando el rey fue desterrado, y un conjunto de Cónsules fue colocado para gobernar. Los cónsules al principio, sólo podían pertenecer a la clase patricia, eran elegidos y ejercían una autoridad ejecutiva, aun así, tuvieron que enfrentarse al senado romano, que logró aumentar en tamaño y poder con la consolidación de la República.  

En esta etapa, Roma establecía sus instituciones más insignes: el Senado, las diferentes Magistraturas, y el Ejército. Una nueva Constitución que dictó un conjunto de instituciones de control, así como la separación de los poderes de manera clara.

El Imperio

Que fue desde el siglo I D.C. hasta el siglo V D.C. Se caracterizó por ser un gobierno de corte autócrata (el poder sólo lo ejercía una sola persona), cuyas decisiones no estaban sujetas a leyes ni mecanismos que lo regularan. 

Augusto, que pasó a ser el primer emperador de Roma, autoproclamándose cada año de su mandato, logró cierta paz interna, pero sufrió constantes enfrentamientos en sus fronteras. No obstante, él logró conquistar territorios vecinos, y así expandir los límites del Imperio. Tras su muerte en el 14 D.C. el Senado lo convirtió en divinidad, y su sucesor fue Tiberio, su hijastro.

Augusto, iniciaría la dinastía Julio-Claudia, y junto a ésta, se establecería el periodo del máximo esplendor del Imperio. Así mismo, esta dinastía que acabaría en el año 68 D.C a consecuencia de las acciones de Nerón, un periodo de inestabilidad social llamado el año de los cuatro emperadores. 

Con el ascenso de Vespasiano, finalizó esta época deslucida, ya que empezó una nueva dinastía, llamada Flavia, que fue de origen no patricio. Les seguirán del año 96 al 180 los conocidos "cinco emperadores buenos" (Nerva, Trajano, Adriano, Antonino Pío y Marco Aurelio), considerado como un periodo de gran esplendor social y económico.

Septimio Severo comenzaría una etapa militar y monárquica, y el fin de su estirpe llevará al periodo conocido como la anarquía militar, que se prolongó durante todo el siglo III, hasta la entrada de Diocleciano. La Crisis del siglo III, fue el periodo que estuvo marcado por luchas internas por la toma de poder, donde los emperadores que eran nombrados por sus legiones, se sucedían de manera ininterrumpida.

Estado socio-político y económico

La familia fue la primera estructura socio-política que se conoció en la civilización romana, y estaba integrada de la siguiente forma: el padre (páter familias), la esposa (unida por el rito sagrado conocido como la torta, al padre de familia), los hijos, las esposas de los hijos, los hijos de los hijos, y las hijas no casadas. 

De esta configuración familiar, cuando los grupos eran del mismo tronco, surgían las gens (familias en la antigua Roma), y de un conjunto de familias agrupadas se creaban las tribus.

La familia se formaba por los más próximos (agnados) pero, a medida que la familia se extendía, se creaban las llamadas gens o raza de un tronco familiar común, integrada por la familia antes descrita, conocida como adnati y por los gentiles.

Así mismo, todas aquellas familias que descendían del mismo antepasado, podían hacer posible una unión con otros grupos diferentes, de gens o de igual forma, las tribus. Cada familia tenía un lugar frecuente de encuentro, para llevar a cabo el culto religioso. De manera general (aunque tal fin no era exclusivo de esa práctica), lo que creaba las unidades llamadas civitas (ciudades).

La Ciudad de Roma

A tres tribus: los ramnes, los ticios y los lúceres, se les atribuye la fundación de Roma. Ya que se dice que estos tres grupos familiares crearon lo que se denominaba Roma Quadrata en el Monte Palatino. Otra ciudad formada por una o más tribus en el Quirinal, se juntó a la Roma Quadrata, originándose así la civitas ('ciudad') llamada Roma.

Por otra parte, se les llama Patricios (o patres), a los primeros habitantes romanos, porque se consideraban padres de familia (páter familias) o hijos de éstos, vinculados a la obediencia paterna (los hijos varones no llegaban a ser Padres de familia hasta que su padre moría, pero, se daba por hecho que llegarían a esta condición).

Los hijos de los patricios, que alcanzaban la edad de 17 años (en una época posterior, la edad fue bajando hasta los 14 años) adquirían la condición de ciudadanos plenos (con tal motivo celebraban una festividad en que dejaban de vestir la toga praetexta propia de los muchachos y se colocaban la toga virilis, propia de los hombres), pero seguían bajo la tutela del padre hasta que este fallecía.

Economía 

Las actividades básicas y la principal, estaban basadas en la agricultura en la época romana; esta agricultura estaba basaba en cultivar frutos, hortalizas, cereales, uvas para vinos y olivo, construyeron embalses y acequias para el riego e idearon la tecnología de arar con reja de hierro.

Por otra parte, la artesanía también era un brazo considerable de la economía y tenían varias producciones tales como: tejidos, perfumerías, joyerías, talabartería, vidrio, herrería y panaderías.

El trueque era ampliamente utilizado en el comercio de bienes o el uso de un sistema de monedas que iba desde el latón pasando por el bronce, cobre, plata hasta llegar al oro, y eran acuñadas bajo estrictas normas de pesos, tamaños y valores. Las monedas romanas resultaron tan populares que se podían llegar a encontrar en diversos puntos de la región e incluso, hasta la India.

Sociedad Romana

Dos grandes grupos, muy marcados, componían la sociedad romana:

Los Patricios o los llamados hombres libres 

Gozaban del pleno uso de derechos, participaban en la vida económica y política, hacían parte del Senado, y de altos rangos militares.

Los Plebeyos o el pueblo común 

No tenían privilegios políticos y sus actividades iban en el ramo de pequeños propietarios, labradores de tierras, comerciantes, artesanos de todo tipo e incluso esclavos.

Sin embargo, durante la época de la república los plebeyos fueron ganando poder de manera progresiva en las altas esferas del ejército y en la política, llegando a ser senadores.

Además, en la época imperial, los plebeyos ganaron más poder, teniendo hasta dinastías No Patricias dentro de los emperadores. También, se produjo una ampliación del derecho ciudadano entre algunos provinciales y el trabajo esclavo entró en crisis por la disminución de provisiones, el cese de las conquistas, el temor a sublevaciones y a la influencia del cristianismo.

Principales civilizaciones que influyeron en Roma

Roma fue un caldero de civilizaciones y culturas, reunidos en sus calles, personas de todo el mundo crearon vida y dieron diferentes matices a la Civilización Romana.

Primero están los latinos, sabinos y etruscos, luego griegos y orientales, como persas, egipcios y mesopotámicos, de quienes han absorbido dialectos, cultura e incluso religión, porque Roma era tolerante con cualquier religión que no se oponga a su Dios. También contribuyeron con obras de arte (murales y esculturas).

Uno de los factores que más contribuyó a la universalización de la cultura romana, que de repente se convirtió en la cultura de todo el imperio, fue el uso del latín como lengua común de todas las personas bajo el dominio romano.

¿Cómo la cultura romana influyó hasta nuestros días?

La Civilización Romana fue tan grande e importante, que su dominio dejó un importante legado lingüístico, jurídico, artístico, religioso y cultural. Es decir, contribuyó profundamente a dar forma a la civilización occidental, tal y como la conocemos. Por eso, es fundamental conocer nuestras raíces, para entender nuestro futuro.

 



Me enforoticia
3
Servicios
Deja un comentario

Quizás te interese

Paquetes de contenidos

Elige el adecuado para ti

5 Artículos
700 palabras a $100 USD

Este paquete te servirá para iniciar tu blog, se te entrega en 5 dias habiles

10 Artículos
1000 palabras a $220 USD

Paquete un poco más largo que el primero, sirve para mantener a tu audiencia más tiempo, se te entrega en 10 dias habiles

20 Artículos
1500 palabras a $480 USD

Con este paquete expandes más el tema, se te entrega en 20 dias habiles

Tenemos paquetes personalizados, contactanos para más información en Nuestro whatsapp haciendo click aqui 6692158030